¿Notas que tu mármol ya no está tan reluciente como lo estaba al comienzo y que no brilla tanto como te gustaría? Quizá es que necesite una buena limpieza a fondo. Sí, sentimos decírtelo pero una de las cosas no tan buenas que tiene está piedra es su poder para absorber manchas. Pero, ¡no te preocupes! Todo tiene solución y por ello, en este artículo, te contamos a través de una serie  de pasos cómo limpiarlo para que quede perfecto.

Metodo de para limpiar el marmol

Si tienes una cena esta misma semana y quieres que tu mármol les deje impresionado, síguelos porque te aseguramos que el resultado es buenísimo. ¿Nos ponemos manos a la obra?

  • En primer lugar debes asegurarte de que lo que vas a limpiar es realmente mármol. Ya sabemos que parece obvio pero, ¿sabes qué hay un gran número de superficies que se parecen? Por eso, para no dañar otro posible material, ¡asegúrate bien! Tu suelo te lo agradecerá.
  • Es importante que limpies bien el suelo con agua para evitar que queden posibles rastros de suciedad. Esto hay que hacerlo sobre todo si se trata de la primera vez que lavas el mármol tras la obra ya que lo más probable es que queden rastros de yeso o arena. Examina bien el suelo con buena luz para que no quede absolutamente nada.
  • Si el mármol está rodeado de otros materiales ve con mucho cuidado con ellos. Recúbrelos con un trozo de cinta o con periódico para que los productos de limpieza del suelo no les llegue a tocar.
  • Hay una cosa que debes saber y es que el mármol, a pesar de ser una roca resistente, es muy frágil al mismo tiempo y hay que ir con mucho cuidado. Ni se te ocurra exponerlo a ácidos fuertes como el limón, el vinagre o el vino. Con ello solo conseguirás quitar el esmalte. Y, por supuesto, tampoco vale aplicar sobre él productos que utilizamos para limpiar otras zonas de la casa como, por ejemplo, la lejía o el anti cal debido a sus productos químicos.

Te contamos la mejor forma para poder limpiar tu suelo:

  • Agua y jabón, así de simple. Coge una esponja, empápala de la mezcla y aplícala directamente sobre la superficie. Cuando lo tengas, sécalo con un paño limpio y el suelo quedará genial.
  • Otra forma de hacerlo es con un disolvente especial para mármol. Eso sí, úsalo sólo en caso de que tu suelo tenga manchas, sino las tiene, con agua y jabón es más que suficiente. No te pases con el disolvente ya que es muy probable que sino pones la cantidad justa puedas corromper el piso.
  • Y, por último, también puedes utilizar agua destilada. Lo bueno que tiene es que no deja rastro de gotas y el suelo queda impoluto.

Manchas en los mármoles

 Hay manchas concretas, y más comunes de los que nos pensamos, que aparecen en nuestro mármol sin apenas darnos cuenta. A continuación te decimos como poder acabar con ellas.

  • Manchas de nicotina. Son muy fáciles de limpiar. Tan solo necesitarás mezclar un poco de agua destilada con un poco de detergente no químico. Desaparecerán al instante.
  • Manchas de hierro y oxido. En ese caso, de forma excepcional y sin pasarte con la cantidad, podrás empapar un trapo con un poco (¡solo un poco!) de jugo de limón o vinagre. Al acabar lávalo con agua de forma abundante.
  • Manchas de vino o café. Para ello necesitarás una mezcla de bórax con agua. Este líquido lo puedes comprar en cualquier tienda del hogar, así que no te preocupes. Frota bien la mancha y lávalo con agua nada más acabes.